Me la juego por el amor a mis hijos,
por descubrir la verdad y lograr justicia

a

Soy Pedro Zapata Monteza, nací en el distrito de Castilla en Piura, tengo 56 años y tres hijos varones: Fidel Ernesto, Pedro Francisco y Alonso de Jesús.

Egrese el año 1985 como detective, soy investigador formado en el centro de instrucción de la Policía de Investigaciones del Perú. Hace 10 años soy abogado, he defendido a mis colegas abusados en especial a las mujeres policías retiradas por quedar embarazadas. Siempre me opuse a la injusticia y he luchado defendiendo a los demás.

En el 2012 la banda criminal La Gran Cruz del Norte, asesino a mi hijo Fidel Ernesto, mi vida cambio para siempre después de este doloroso hecho, tuve que enfrentarme a personas con mucho poder en la PNP, el Poder Judicial y el Ministerio Publico, instituciones que blindaban con impunidad a los criminales de la Gran Cruz del Norte, desesperado acudí a Lima pidiendo ayuda, sin embargo el personal de la PNP de la ciudad de Lima enviado a Piura, fue captado por la mafia, regresaron a la capital sin contribuir a la investigación sobre la muerte de Fidel Ernesto.

A pesar de todo y por el gran amor que tengo a mis hijos, logré con mis propios medios formar un equipo de investigación y descubrí esta enorme maraña de injusticias. He sido retirado de la PNP institución a la que serví en los peores años de la violencia en nuestro país, enfrente el terror en Ayacucho y siendo policía de investigación, trabajé durante décadas en las oficinas de homicidio. Nunca pensé que me tocaría investigar y en las peores condiciones la muerte de mi hijo, quien además era mi amigo y mi gran compañero, descubrir la verdad ha sido desgastante y doloroso.

La banda criminal la Gran Cruz del Norte, tuvo el respaldo de la PNP, de las autoridades del Poder Judicial y del Ministerio Publico de la ciudad de Piura, está banda criminal lleva 30 crímenes en la impunidad con pruebas que los vinculan al tráfico de tierras, cuando estos delincuentes fueron capturados por algunos buenos policías, eran los jueces quienes ordenaban su libertad.

El 14 de agosto cuando capturan a Carlos Gómez de la Torre Pretell, representante de la Asociación Civil San Juan Bautista, quien le hacía depósitos a la banda criminal la Gran Cruz del Norte –acusada por los campesinos y comuneros de la zona de despojarlos mediante la violencia de sus terrenos comunales– descubrimos que existía un poder enorme que protegía a la Gran Cruz del Norte: el Sodalicio de Vida Cristiana.

1ra Parte. Acta de intervención, donde se establece la vinculación entre la Asociación San Juan Bautista propiedad del Sodalicio y La Gran Cruz del Norte, mediante el deposito de altas sumas de dinero a las cuentas de miembros de la banda criminal.
2da parte. Acta de intervención, donde se establece la vinculación entre la Asociación San Juan Bautista propiedad del Sodalicio y La Gran Cruz del Norte, mediante el deposito de altas sumas de dinero a las cuentas de miembros de la banda criminal.

Los curas del Sodalicio son los dueños del 99% de las acciones de la Asociación San Juan Bautista, ejecutora del proyecto inmobiliario Miraflores Country Club. A pesar de haber sido capturados junto al representante legal de la empresa del Sodalicio Carlos Gómez de la Torre Pretell, estos delincuentes fueron liberados. Logramos algo más, obtener depósitos bancarios de fuertes sumas de dinero que la Asociación Civil San Juan Bautista entregaba a los de la Gran Cruz del Norte con la finalidad que estos criminales mediante la violencia y las armas, se apoderen de los terrenos comunales de los campesinos.

Hoy enfrento un proceso judicial por difamación, los abogados del Sodalicio han redactado una carta pidiendo disculpas, incluso me llevaron la carta impresa, solo debía firmarla y la querella en mi contra, según ellos terminaría. Yo insisto en las revelaciones de mis investigaciones y me defenderé con la verdad.

Carta de disculpas elaborada por los abogados de la Asociación San Juan Bautista, entregada al señor Pedro Zapata a modo de rectificación y así terminar con la querella en su contra.

Con el paso de los años, entiendo que tengo una misión en esta vida, poner toda mi experiencia y mi conocimiento de policía investigador en llegar a la verdad de la terrible muerte de mi hijo.

Me la juego por la justicia, por descubrir la verdad, porque ningún padre tenga que vivir lo que me ha tocado vivir a mí.

2 respuestas a “Me la juego por el amor a mis hijos, por descubrir la verdad y lograr justicia”

  • Yo perdí mi hijo por enfermedad a sus 22 años. Se de ese dolor. Lo admiro y comprendo. No me queda claro quién lo mato a tu hijo… De modo i. Directo los sodalicios q3 pagaban a los delincuentes? No me extraña… Ellos han torturado chicos sin remordimiento alguno.

  • Esto es inaceptable, ya no podemos ser indiferentes ante tanta podredumbre!! Dios, que sociedad estamos dejando a nuestros hijos!! Toda mi solidaridad con ud. Sr.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *