QUE HAY DETRÁS DE LAS ALTAS CIFRAS POR COVID-19 EN EL NORTE DEL PERÚ

.

Desde el inicio del Estado de Emergencia en el país por la pandemia ocasionada por el nuevo coronavirus – COVID 19, los sectores productivos quedaron suspendidos, millones de peruanos y peruanas dejaron de trabajar, viviendo en estos momentos un impacto profundo en sus economías.

Según un último estudio de I MA GO:
“El 54% de encuestados en Lima y Callao reveló que ve peligrar su economía y 27 % de este grupo ya agotó todos sus recursos económicos y no tiene como resistir más la cuarentena. Mientras el 10% asevera que solo aguantará de 1 a 5 días y el 17 % de 5 a 10 días” Este es el escenario limite al que se enfrentan millones de familias en el Perú, que no pueden trabajar en la formalidad o en la informalidad y que no han sido beneficiadas por los bonos focalizados otorgados por el gobierno.

A pesar de haber quedado suspendidas las actividades no esenciales en el Estado de Emergencia, para evitar el contagio y el colapso del sistema de salud, hay sectores productivos como el de la agroexportación y la agroindustria con un despliegue importante en varias regiones del país, que siguieron operando, a pesar de no ser una actividad productiva esencial (la agro exportación apunta al mercado internacional y no al abastecimiento del consumo interno).

 .

Empresas agroexportadoras sin sistema de protección sanitaria

 .

El equipo de inspectores de Perú Formal Rural – SUNAFIL, llegaron a la conclusión que 33 empresas agroexportadoras no cuentan con sistema de prevención en el departamento de Lambayeque, departamento de la Costa norte donde se concentra un poco más del 14.12 % de los casos positivos en todo el Perú y casi el 45.07 %de fallecidos del país con prevalencia en Lambayeque (3856 positivos y 400 fallecidos), sigue en la lista Piura con 2598 positivos y 294 fallecidos. El departamento de Ica mostró un incremento importante en el número de fallecidos por COVID 19 (de 6- 28); desde el 01 de mayo registró 41 fallecidos y el 11 de mayo se incrementó a 82, mientras que los casos positivos presentan actualmente 1132 (eran 550 casos el 30 de abril). Pero ¿qué tienen en común estos departamentos además del alto grado de contagio y letalidad? Que en ninguno de los casos las empresas agroexportadoras y agroindustriales dejaron de operar. Hoy con el reporte de la SUNAFIL sabemos que hay una gran cantidad de empresas que vienen incumpliendo las medidas de seguridad y prevención.

.

Un protocolo abandonado a la voluntad y la buena fe

.

Los inspectores de SUNAFIL identificaron “que 18,014 trabajadores fueron afectados ante el incumplimiento de sus propios Sistemas de Gestión de Seguridad y Salud en el Trabajo, de cada empresa”. Esta cifra en los próximos días se podría transformar en largas colas en los hospitales y en muchos casos decesos lamentables. Las agroexportadoras y agroindustrias afincadas en Motupe, Olmos, Chongollape, Túcume y Ferreñafe, entre otras, vienen exponiendo a los trabajadores y a sus familias al hacer caso omiso a las disposiciones del MINAGRI, violando el Protocolo del Sector Agrario ante casos Sospechosos o confirmados del COVID-19 establecido el 03 de abril, 19 días después de iniciada la cuarentena. Llama la atención la acción ambigua del MINAGRI, porque la misma autoridad no señala ninguna obligación de evidenciar ante autoridad alguna la ejecución de ese protocolo. Esto ha dejado a la buena fe y voluntad de las gerencias de las empresas la aplicación o no de medidas de seguridad que resguarden la vida y la salud de los y las trabajadoras de este sector.

Hasta la fecha no se conoce de ninguna empresa que haya reportado a las autoridades de Salud la implementación del protocolo. Tampoco existen reportes de cuántos de sus trabajadores han sido sometidos a pruebas de descarte, ni cuántos dieron positivo a la prueba.

Empresa agroindustrial DEFRUSAC vinculada al Sodalicio de Vida Cristiana, sigue operando sin medidas de seguridad sanitarias. Catacaos, Piura.
Empresa agroindustrial DEFRUSAC vinculada al Sodalicio de Vida Cristiana, sigue operando sin medidas de seguridad sanitarias. Catacaos, Piura.

.

Fructífero para algunos, precario para muchos

.

Los trabajadores de este sector vienen operando en un escenario de gran vulnerabilidad. La actividad, sin protocolos de seguridad sanitaria, condena a miles de trabajadores y a sus familias a contraer el virus y a morir. El transporte y los espacios de consumo de alimentos son hacinados y no desde el inicio de la cuarentena, estas condiciones inseguras y precarias son una característica de esta fructífera actividad productiva que grandes grupos económicos como los Romero y el Grupo Melka ostentan. En el caso de Ucayali, desde el principio de la emergencia se ha duplicado el número de contagiados, aproximadamente cada 4 días. ¿Cuántos de estos contagiados y fallecidos podrían haber adquirido el virus en estas labores?

Dennis Melka, empresario checo- estadounidense es investigado por la fiscalía medioambiental por el delito de tráfico de madera en Loreto.

.

Ante esta grave vulneración de derechos, la CNDDHH recomienda al Estado
.

  • Evaluar la información que se proporciona de la persona que es contagiada y/o fallecida, por ejemplo, saber qué actividad realizaba y cuando adquirió el virus, si no contamos con esa información, las empresas tendrán la opción de no asumir ninguna responsabilidad de lo que viene ocurriendo con sus trabajadores, mucho menos de implementar medidas idóneas para evitar la propagación.
  • Fortalecer la fiscalización de las actividades productivas, la fijación de estándares y la rendición de cuentas respecto a las políticas de protección de la salud tanto de sus trabajadores como de las comunidades circundantes. Que se establezca vía Resolución Ministerial del sector la obligación de que las empresas reporten periódicamente (semanal o quincenalmente) las medidas sanitarias (protocolo) al ministerio y que esta información sea de acceso público.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *